Mens sana in corpore sano

Alimenta el cuerpo, alimenta la mente

Una mente sana en un cuerpo sano – esto ya sabían los romanos antes de 2000 años, y es algo que nosotros, como occidentales ricos y sanos, olvidamos muchas veces cuando salimos para llevar el evangelio a un pueblo en un país diferente y en un continente diferente.

Ayer el pastor Timothy Gaikwad, director general de IMCares en Mumbai, la India (http://imcares.org/), visitó nuestra iglesia presentando un informe de las actividades de su organización. Una parte integral del trabajo que hace su organización en las barriadas de Mumbai es proveer la gente que vive en la calle con asistencia médica básica, por un lado, por ir por donde viven para llevársela a ellos o por llevarlos al hospital, o, por otro lado, por abrirles las puertas para que entren y se descansen y se dejen cuidados en la clínica. Su informe mostró que fácil es demostrar el amor de Dios por mostrar amabilidad y respeto y por cuidar por sus necesidades físicas.

Mientras que Jesu Cristo dice que el hombre no vive del pan solo, una persona que tiene hambre o está enferma o herida necesita que se cuidan de sus necesidades físicas de primero antes de que de verdad pueden recibir la palabra de Dios. Esto también es la historia de Diospi Suyana. Considerando las diferentes áreas que hasta ahora están incluidas en el proyecto, puedes ver la misma idea: primero alimenta el cuerpo, para que la mente pueda recibir. De primero estaba el hospital para cuidar de las necesidades físicas de la gente. Luego estaban los kid’s clubs para proveer los niños de la calle con un ambiente seguro donde puedan recibir comida y jugar juntos. Después estaba una escuela para educar a los niños y darles un futuro. Y por último, para ahora, estaba el centro de media para transmitir el evangelio a todo el pueblo peruano (solamente en el sur de Perú en el momento, pero lo lograrán).

Alimenta el cuerpo, luego alimenta la mente. Esto es por qué yo creo en el trabajo que hace Diospi Suyana en Perú.

Por otro lado, cuando escuchaste el evangelio y lo aceptaste en tu corazón, Dios te puede dar un cuerpo nuevo. Él puede liberarnos de dependencias, de enfermidades, del dolor. Él puede renovar no solo nuestro corazón y nuestra alma, Él puede renovar nuestro cuerpo. Esto es por qué en Diospi Suyana hay un servicio cada mañana para la plantilla y los pacientes, por eso oran antes de cada operación, por eso oran cuando la medicina humana falla. Al final es Dios el que trabaja, el que cura, el que nos libera. En Diospi Suyana, la medicina humana va de la mano con la certeza que Dios nos ve y que él es el mejor doctor.

Por eso, a veces no es suficiente comunicarle el evangelio a un pueblo. A veces es más importante que de primero cuidas de sus necesidades físicas o esto es lo que de verdad es suficiente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: